Si hace un par de días hablábamos de las cambiantes percepciones sobre la empresa tecnológica y de como compañías como Google, Apple, Facebook® o Amazon® estaban convirtiéndose en las genuinas bestias negras que inspiraban cada vez mas temor a los directivos de industrias tradicionales, hoy puede ser atrayente constatar