Mudarse implica una remoción no solo de objetos sino además de emociones. Se deja atrás un pasado,  un sinnúmero de historias, instantes adorables y duros, sueños realizados, etc.; todo un coctel que hace de las mudanzas una destreza estresante; mas allá de la distancia del nuevo domicilio. Trasladar una