Tener la fortuna de emprender y conducir las riendas del destino personal es una aventura apasionante. No todos tienen la bendición de crear realidad sus sueños. Ser emprendedor es yb viaje repleto de sorpresas y de lecciones que aprender. Es un acceso duro, sin embargo que merece ser recorrido. No