Para Paul Graham, que las startups promuevan la desigualdad no tiene por qué ser malo. Otros piensan que sí. Si le preguntasen a un ciudadano medio sobre cuál es la 1ª causa de la brecha entre ricos y pobres, posiblemente respondería que unos pocos amasan mas riqueza que la