El asesinato de una política española por causas que todo indican que no tenían nada que visualizar con la política desencadena una oleada de reacciones de todo tipo en medios de comunicación, en discursos en mítines, y como no, en las redes sociales. En todas partes surgen comentarios de