Turntable siempre me pareció un proyecto sumamente interesante. En lugar de dirigirse por el camino de “playlists automáticos, basados en nuestros antojos pasados”; en lugar de recurrir a un algoritmo para resolver qué canción deberíamos escuchar, lo que teníamos era a una imitación de un club, con DJ, que