A veces un diminuto cambio en el orden de las palabras es bastante para darnos cuenta de la barbaridad que estamos diciendo. Ante la afirmación “somos adictos a los móviles” grande parte de la comunidad asiente entre sonrisas. Sin embargo, ante la afirmación “los moviles producen adicción” la sensación no es