Renovarse o morir. Ese es el monólogo shakesperiano al que se enfrentan la enorme totalidad de las empresas. El entorno competitivo en el que se mueven las obliga a renovarse continuamente e invertir en esas nuevas tecnologías que no crean mas que llamar a la puerta en la transformación