Tráfico: sin vuelta atrás

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

El martes estuve en Santa Cruz de Tenerife, convocado por el Cabildo insular, para hablar sobre movilidad inteligente, un concepto sobre el que llevo tiempo buscando y que, en el entorno de una isla-ciudad con una orografía extraordinariamente compleja y una presión turística significativo se convierte en un dilema inútil de solucionar mediante las aproximaciones tradicionales. De hecho, la autopista TF5 sufrió un colapso de varias horas el dia anterior debido a una mezcla de accidentes y obras, lo que me dio la posibilidad no solo de empezar la reunion con una foto del periódico del dia fotografiada durante el desayuno, sino además de hallar una actitud fundamentalmente sensible ante el tema. Hay algo de cobertura del evento en medios locales como El Día o La Opinión.

¿Cuál es la enorme verdad incómoda que nos resistimos a aceptar en torno al tema de la movilidad? Sencillamente, que la circuntancia es insostenible y los métodos tradicionales han dejado de funcionar. Así de simple: el prototipo tradicional de movilidad esta agotado, la era del automóvil ha muerto, y la insistencia en “un ciudadano, un automóvil” no es sostenible. Décadas de insistir en la ampliación permanente de infraestructuras y en el desarrollo de transporte público tradicional (en el caso de la isla, autobuses, taxis y algún tranvía, sin embargo en el de otros entornos, incorporando ofertas como trenes, metro, bicicletas, etc.) han dejado claro que la circuntancia ha llegado a un punto donde el colapso ya no es ocasional, sino habitual, y no depende de circunstancias controlables, sino de factores tan imponderables como la temperie, los accidentes o las obras.

Nos hemos acostumbrado a enfadarnos cuando hay un atasco y pedir a las organizaciones públicas que nos solucionen el problema, cuando la realidad es que el dilema hace mucho ya que no llega de las administraciones públicas, sino de nosotros mismos: no se puede pretender que trasladar un automóvil de alrededor de una tonelada de peso para ir solos en él y pretender aparcarlo en la puerta del lugar al que vamos sea algo sostenible. El numero de ciudades en las que se introducen restricciones a la circulación y al aparcamiento crece de forma constante, y se convierte en una tendencia: peajes, sistemas de cámaras, restricciones en función de los niveles de contaminación, eliminación de espacio de aparcamiento, etc. son medidas ya habituales para intentar disminuir la presión de un parque de vehículos que no deja de crecer.

Nadie va a prohibir que sus ciudadanos conduzcan. Pero sí esta en la obligación, cada dia más, de desincentivarlo de la forma mas agresiva posible. Singapur, una de las ciudades donde poseer un automóvil cree un costo mas elevado, ha publicado ya que impedirá la inscripción de mas vehículos en su parque automovilístico a partir de febrero de 2018. Ya no es que te hagan pagar unos impuestos elevadísimos… es que directamente, no podras dar de alta un vehículo. En varias ciudades, los peajes son ya habituales, como lo es el impedir la ocupación de gigantes extensiones de suelo urbano con vehículos aparcados que podrían ser dedicadas a otros usos mas razonables y provechosos. Debemos brindar a los ciudadanos un abanico cada vez mas profundo de oportunidades de desplazamiento, y lograr que, como decía el ex-alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, el desarrollo de un país no se refleje en el hecho de que sus habitantes mas pobres tengan un vehículo, sino en el de que los mas ricos quieran usar el transporte público.

La solucion del tráfico, por tanto, no incorpora edificar mas infraestructuras de transporte o ampliar su capacidad, porque eso no hace mas que servir de resultado llamada para un mayor uso del automóvil privado. La solucion pasa, precisamente, por desincentivar a ese rival mas importante: el automóvil privado aprovechado en regímenes de ocupación ineficientes. Mentalizarse del dilema es el 1° paso para dejar de formar parte del mismo. La tecnología puede apoyar con respuestas de muy diversos tipos, sin embargo todo debe partir de una conciencia adecuada del dilema en todas sus dimensiones. La contaminación, que en Tenerife no es un dilema acuciante debido a la insularidad y a la presencia permanente de vientos que la disipan, se ha transformado en uno de los factores que mas restricciones esta causando en varias ciudades: una fuente de incomodidad que, sin embargo, la totalidad de la demografía entiende y permite como imprescindible. A partir de ahí, todo plan que permita usos eficientes, que incremente el numero de plazas ocupadas por automóvil o las opciones de transporte en manos del cliente es susceptible de ayudar. Podemos pensar que la disponibilidad de sistemas como Cabify, Uber, Car2go, Emov, etc. no son respuestas porque terminan redundando en mas vehículos con escasa ocupación circulando por la ciudad, sin embargo en realidad, son opciones necesarias para que un ciudadano pueda plantearse dejar su automóvil particular en casa, y terminan por representar una ocupación del recurso mucho mas eficiente. Todo aquello que pueda llevar a que un ciudadano se plantee dejar su coche en home o directamente no adquirirlo es bueno, hasta conformar un metodo de hiper-abundancia de opciones. Décadas de sistemas restrictivos basados en licencias han comprobado que no son la solucion al problema.

Asimismo, debemos apuntar con la información adecuada las opciones de futuro: el automóvil autónomo, habilitada ya en varias ciudades a partir de principios del año que viene, no es una solucion salvo que se plantee como servicio en lugar de como producto en manos del ciudadano. Aunque nadie nos lo vaya a prohibir, no poseeremos vehículos autónomos, puesto que eso supondría aún mas presión para el trafico (desplazamientos complementarios con el automóvil vacío para recogidas, vueltas a la manzana cuando no hay aparcamiento, etc.), sino que usaremos los disponibles en flotas comerciales. Dispondremos de programas que permitirán mejorar la capacidad de los vehículos, y que colaborarán en un uso mas eficiente, como opciones que disuadirán a varios del uso de su automóvil privado. Llegará un instante en que el uso de ese automóvil privado sea visto no solo como insolidario o ineficiente, sino como inseguro, caro e innecesario. Pero en este camino, las restricciones van a jugar un papel fundamental, y será imprescindible crear una conciencia que enfoca en sentido opuesto a la imperante hasta el momento: mas restricciones son inherentemente buenas y necesarias para convertir nuestra mentalidad, pese a que impliquen incomodidades o la aparición de nuevos hábitos. Además, factores como el incremento del mercado electrónico con logística eficiente, la flexibilidad en el horario laboral o el desarrollo de sistemas de teletrabajo llevarán a una reducción de los desplazamientos necesarios, lo que además tenderá a aliviar la presión sobre el uso de las vías.

¿Cuál es el papel de los entidades público en este sentido? Servir de plataformas para el desarrollo de cuantas mas iniciativas, mejor. El caso de la isla de Tenerife, con su anillo incompleto y sus tensiones diarias, cree un desafío importante, sin embargo no es el único ni el mas complejo: este proceso de saturación esta teniendo lugar en ciudades de todo el mundo. Debemos suceder de una visión de sistemas solamente públicos, restricciones y licencias, a una de abundancia, de disponibilidad permanente de documentos y de estímulo de lo público en mezcla con las opciones privadas de todo tipo, sean flotas de vehículos compartidos, autónomos, eléctricos o voladores. Todo vale. ¿Cómo concienciar a unos ciudadanos acostumbrados durante generaciones a que tener un automóvil y utilizarlo sin practicamente restricciones es algo que tiene sus días contados, y que no logramos continuar exigiéndolo si queremos de verdad solucionar los problemas actuales? Eso, ni mas ni menos, fue lo que intenté retransmitir en mi conferencia, pese a que parezca una labor compleja. Veremos qué acciones siguen a las palabras, y en qué plazos. Mientras tanto… continuaremos atascados.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario