Vehículo autónomo: la fase de adopción

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Mientras algunos todavía siguen preguntándose si el automóvil autónomo será o no una cosa de ciencia-ficción, resulta que en la curva que define los procesos de innovación ya hemos pasado a la próximo fase, la de adopción.

En efecto: desde el pasado noviembre, tenemos ya una ciudad, Phoenix (Arizona), en la que los vehículos autónomos de Waymo, Chrysler Pacifica, se han transformado ya en una parte completamente participante y normalizada del paisaje urbano de la ciudad. Vale la pena leer el capítulo de Ars Technica titulado What it’s like to live in Phoenix? ‘Waymo units all over the damn place’, en el que algunos residentes de la ciudad dicen como es la destreza de convivir ya no solo con los vehículos de la compañia transportando a familias que se apuntan como beta testers, sino también con los abundantes Volvo XC90 de Uber y algunos Chevrolet Bolt, que también han desplazado varias de sus pruebas a esa ciudad.

Las deducciones para la fama de Phoenix en el ámbito de la conducción autónoma son dos: por un lado, el benigno clima de la ciudad, donde raras veces llueve, nunca nieva, y las carreteras se localizan habitualmente en fantásticas condiciones. Por otro, la orden ejecutiva que el gobernante del estado de Arizona, Doug Ducey, firmó el 25 de agosto de 2015, esencialmente evolucionado el estado en un lugar abierto a todo tipo de pruebas de este tipo. El choque de esa orden ejecutiva, un simple informe de dos paginas que razones servir de ejemplo, por su simplicidad, para políticos de todo el mundo, ha sido brutal, y ha transformado Arizona en uno de los primordiales epicentros del progreso de la conducción autónoma. Waymo, también de trasladar sus unidades a la zona (tiene otras en pruebas en otros entornos de clima menos benigno, como Detroit), cerró un convenio con Avis para proveer mantenimiento a esa armada (e hizo subir de paso las acciones de la compañia de alquiler de vehículos mas de un 21%), y lanzó una campaña de propaganda y relaciones públicas, Let’s talk self-driving,  con asociaciones cívicas relacionadas con la prevención de la conducción bajo los efectos del alcohol, por la protección en la carretera, de ciegos y de individuos mayores fabricando los potenciales servicios de la conducción autónoma.

De hecho, las comunidades de individuos mayores se han determinado como uno de los enormes objetivos de este tipo de tecnología: en los Estados Unidos, varias de estas comunidades tienen muy poco que visualizar con las clásicas residencias de ancianos, y son, en su lugar, genuinas urbanizaciones con servicios comunes en las que ciudadanos residen con toda normalidad (con tanta normalidad, que es muy usual que haya gran profusión de alcohol y de sexo sin consecuencias 🙂 y en las que una de las primordiales restricciones es la dificultad para conducir. De hecho, la mas enorme de estas comunidades en Florida, The Villages, con 125,000 residentes, mas de 54,000 casas, 83 kilómetros cuadrados, 1,200 kilómetros de carreteras y 3 centros urbanos, acaba de lanzar un convenio con una startup, Voyage, que explotará en la misma una armada de robotaxis. La destreza incide en uno de los primordiales colectivos que podrían sacar un enorme beneficio de la conducción autónoma, individuos mayores con dificultades para conducir, y que aparentemente, tras las primeras pruebas, permiten de buen grado la tecnología sin ningun tipo de rechazo al poner en la balanza su claro oferta de valor. 

En el nueva CES de Las Vegas, los asistentes tenían la oportunidad de probar un automóvil autónomo de Lyft para moverse por la ciudad y desplazarse de los centros de convenciones a sus moteles o a otros puntos. Un automóvil con conductor de seguridad, sin embargo que no tenia que crear practicamente nada durante el trayecto, y en una destreza que varios han determinado como “completamente normal”, ni siquiera fundamentalmente llamativa, dentro del habitualmente cansino trafico de la ciudad. En las próximas enormes citas mundiales, como videojuegos olímpicos y similares, observaremos varias mas experiencias de este tipo.

GM, por su parte, ha mostrado la cuarta generación de su Cruise, y esta vez es ya un automóvil completamente carente de pedales y volante (en la imagen), exclusivamente unos períodos después de la exposición de su tercera versión, reflejando la rapidez de la empresa en este tema. El automóvil no es simplemente un concepto: la compañia ha solicitado todos los permisos y espera sacar la aceptación y homologación termina para la explotación comercial de 2,600 vehículos como servicio de taxis autónomos en 2019. Echa un mirada al vídeo, de tan solo treinta segundos: esto es lo que pronto podras permanecer en varios vehículos: 4 asientos, y como todo control, la ventilación, el entretenimiento, y un boton rojo para pedir la detención segura en caso de emergencia.

Este tipo de experiencias son las que logramos permanecer durante esta recién estrenada etapa de adopción: cada vez mas oportunidades, contextos y situaciones para experimentar con la conducción autónoma. Lógicamente, al tiempo que se populariza la conducción autónoma, observaremos venir el próximo cambio de variable: estos vehículos no están pensados para que sean adquiridos por los usuarios, sino para ser explotados como flotas con unos costos muy bajos, evolucionado cada vez mas el automóvil desde su concepción vigente de producto a una de servicio. Nadie nos prohibirá conducir ni tener un vehículo, sin embargo iremos viendo cada vez mas vehículos autónomos alrededor, iremos entendiendo su oferta de valor, observaremos los servicios de individuos que pueden ir trabajando, durmiendo o descansando en su automóvil o evolucionado el tiempo de desplazamiento en tiempo útil, iremos entendiendo la protección que proporcionan en determinadas circunstancias de la conducción… y sencillamente, comenzaremos a utilizarlos y a tender a dejar nuestros vehículos en el garaje en mas ocasiones, hasta que completemos por venderlos o por mantenerlos como una posesión casi romántica.

Si tenías alguna desconfianza de esta evolución y de sus tiempos, haz click en los enlaces y lee con mas detalle: la conducción autónoma ya esta aquí. Su tecnología continuará mejorando, la adaptación a otros lugares con condicionantes mas dificiles (clima, calidad de las carreteras, etc.) obtendrá lugar muy veloz debido a la capacidad de las flotas para estudiar de forma distribuida consolidando ese aprendizaje de forma centralizada, sin embargo ya ha llegado, ya funciona, y ya esta desplegada. Quien no lo pretenda visualizar o entender, que lo haga a su propio riesgo.

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario