Vehículo eléctrico: dirección correcta, velocidad absurda

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

El Reino Unido acaba de proponer la obligatoriedad de que toda vivienda de nueva construcción este equipada con cargadores para vehículos eléctricos, una medida encuadrada dentro de su recién anunciado documento Road to Zero y destinada a crear viable la transición a un transporte por carretera con cero emisiones, al hilo de su plan para eliminar los vehículos diesel y de gasolina en el año 2040. El plan incorpora el desarrollo de infraestructuras de carga públicas en componentes del mobiliario urbano como farolas, gasolineras o áreas de descanso en autopistas, sin embargo no incentivos para el desguace de vehículos diesel. El grueso del dinero imprescindible para el plan, de hecho, procede de cambios impositivos a este tipo de vehículos.

Las perspectivas con respecto al vehículo eléctrico están modificando a enorme velocidad, a pesar de los intentos del lobby del petróleo para evitarlo recurriendo a la intoxicación informativa. En paises como Japón, el numero de puntos de recarga supera ya desde hace ya años el numero de gasolineras, pese a que varios de esos puntos están, lógicamente, en manos de particulares. Los autobuses eléctricos se configuran cada vez mas como una opción lógica para el transporte público, empiezan a crear ya un daño tangible a las industrias petroleras y reciben contratos para abastecer a cada vez mas ciudades en diferentes paises del mundo.

La empresa del vehículo va a experimentar cambios como no se han visto en toda su historia. Incluso la personaje mas señalada del dieselgate, Volkswagen, revela el lanzamiento de un servicio de car-sharing inspirado en vehículos totalmente eléctricos el siguiente año como parte de un plan para regresar a vencer la confianza de visitantes y reguladores, apoyada por una alianza con una compañia china desarrollador de baterías que abastecerá tanto a la compañia como a BMW. Esta última, de hecho, presenta la alianza como una forma de acelerar su transición hacia la fabricación extensiva de vehículos eléctricos, que hasta hace poco consideraba no viable hasta 2020.

Cambios que, sin duda, van en la dirección correcta. El problema, sin embargo, no esta en la dirección de los cambios, sino en su velocidad: el aviso de que el Reino Unido se disponía a prohibir los vehículos diesel y de gasolina a partir del año 2040 intentaba eludir que el país se convirtiese en unos de los pocos de Europa que no siguen esa dirección, sin embargo en realidad, todos entendemos que esa fecha es simplemente un brindis al sol, imprescindible solamente para eludir las iras de los modernas propietarios de vehículos diesel y de gasolina. En la práctica, lo que estamos a punto de ver, a partir de próximamente 2020, es el instante en el que los vehículos eléctricos empiezan a tener un valor y, sobre todo, un costo total de propiedad inferior al de los vehículos de combustibles fósiles, instante en el que el comercio simplemente aplicará la racionalidad y comenzará a considerar la tecnología del motor de explosión como lo que realmente es: una opción obsoleta, costosa y, sobre todo, perjudicial.

Plantear objetivos en el año 2040 es, a estas alturas, una decisión absurda. Sobre todo porque envía a los visitantes y a las compañías automovilísticas la señal equivocada: la de que todavía pueden pasarse mas de 2 décadas creando lo que hacen, sin plantearse cambios en su forma de crear las cosas. Un fallo grave, fruto de los calculos electorales de algunos, sin embargo que nos afecta a todos. China, que carece de problemas en ese sentido, se plantea objetivos mucho mas rápidos a pesar de su tamaño: su comercio de vehículos eléctricos crece al doble de rapidez que el norteamericano, una transición rápida que el comercio apoya gracias a incentivos gubernamentales y a la construcción de puntos de recarga. A este paso, se podrá prever que China se convierta en el 1° comercio predominantemente eléctrico, y que los Estados Unidos puedan llegar a ser el último país construido en el que se vendan automóviles con motor de explosión.

¿Pueden los gobiernos y administraciones repensar sus prioridades y establecer planes con objetivos temporales razonables, en lugar de faciles brindis al sol?

 


Enrique Dans



El mejor vídeo del día Trucos de Android


Nota: La creación de esta noticia le pertenece al autor original que aparece en la firma de más arriba. No hemos eliminado en ningún momento los enlaces oficiales, ni tampoco intentamos perjudicar su posicionamiento en los motores de búsqueda.

El Administrador de QueEsGoogle.Com

Agrega tu comentario